SEBASTIĀ SOSPEDRA MOYA "SEBAS". Bajo

Periodo en activo: febrero de 1972 a noviembre de 1974. 1979 a 1984.



Se incorporó a Lone Star para suplir la baja de Rafael de la Vega coincidiendo con la salida de la discográfica EMI, cuando se atravesaba un buen momento después de haber conseguido importantes éxitos todavía recientes. Siguió la racha con Chica solitaria y My Sweet Marlene y dos importantes LP que llegarían después hasta desembocar en el desagradable asunto Diresa, del que salió algo "tocado" -como todos los demás- además de coincidir con otros problemas de índole personal, lo que le abocó un tiempo después a dejar la banda.

En su paso por Lone Star, durante la época de esplendor del grupo, lo haría sin hacer mucho ruido de cara a la galería, síendo admitido de inmediato por los seguidores y haciéndose querer muy pronto.

Tras su primera estancia (algo menos de tres años) llegó una segunda, más larga en el tiempo, pero en condiciones menos favorables. No hay duda de que Sebastiā siempre cumplió a la perfección y para los seguidores del grupo siempre estará considerado como otro de sus miembros emblemáticos. Y eso a pesar de que procedía de la competencia, Los Salvajes, a la que luego volvería.

En los conciertos se podía ver con frecuencia a este menudo bajista -en el más amplio sentido de la palabra- tocando su instrumento en una pose bastante original. Solía apoyar su hombro izquierdo sobre una columna de altavoces del escenario, como se puede apreciar en alguna foto de la funda interior del LP Viejo Lobo.

En resumidas cuentas, un gran bajista con costumbres peculiares en los directos, que demostró estar en su terreno en lo que al rock se refiere, pero que también siguiķ con maestría a Pere y Joan a la hora de hacer jazz.